que facil

es olvidar que las cosas son mucho más sencillas de lo que uno cree. Que a pesar de que las cosas cambien de un día para otro, todo sigue básicamente lo mismo. Todo sigue igual. Finalmente, la onda es encontrar la manera de volver a llegar a eso que hacía que las cosas parecieran normales.

Hace unos días le comente a una persona el extraño sentimiento de estar en un cuarto vacío, repleto de personas desconocidas que le resultan completamente extrañas, y donde todos han decidido que no se van a hablar los unos a los otros. Pero poco a poco van pintando las paredes en búsqueda de que alguien más note lo que están haciendo. Sin embargo, al mismo tiempo, eso los aleja mucho más del resto de la gente; ahora los tiene volteando hacia un lado donde no ven a nadie mas que a su propia sombra. Poco a poco perdiéndose en el vacío de la pared que ellos intentan rellenar. Creando una cadena de nadismo, una cadena de simplismo-innecesariamente-absurdo que afecta a todos sin afectar a nadie, y solo sirve para que todos se mantengan un poco mas callados.

Y de repente pasa algo que te hace voltear hacia la ventana. En ese momento recuerdas que esa ventana siempre ha estado ahí. Después, todo se trata de no olvidarse de la ventana. Hasta que sucede.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>