Soñe que me condenabas

por algo que no había hecho. Bueno, algo que si he hecho, pero que no hice en la instancia a la cual tu te referías. El tiempo estaba incorrecto. Los años y los días no empataban. Pero aún así no dejabas ir ese sentimiento que te aprensaba. Estabas más enamorada del odio de lo que podrías haber estado de mi. Aún así, por unos momentos volamos juntos. Nos vimos a los ojos y conversamos en miradas. Recordamos decisiones caducas y bebidas expiradas. Pero ya habías decidido todo. No había nada que hacer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>